close
Tecnología y equipamiento

¿Cuáles son los tipos de sistemas de detección de incendios?

Los sistemas tecnológicos de seguridad no sólo te protegen de los delincuentes. También podés contar con ellos para evitar accidentes. Por eso es importante conocer y elegir uno de los distintos sistemas de detección de incendios. ¿Querés saber cuál es el indicado para vos? En esta nota te informamos sobre las diferentes aplicaciones y opciones disponibles en el mercado de hoy.

¿Para qué sirve un detector de incendios?

Un detector de incendios es un dispositivo electrónico que se ubica, en general, en puntos estratégicos de una propiedad. En el hogar, se suelen elegir los espacios en donde no se usa el fuego con frecuencia. Si se instalaran en cocinas, lugares con chimeneas o garajes, el humo habitual podría implicar falsas alarmas.

En las fábricas es importante instalar varios dispositivos, por cualquier desperfecto de alguna de las máquinas. En las empresas y comercios se pueden colocar donde juzgues necesario ya que, al haber una gran circulación de gente, debemos que ser precavidos.

Estos dispositivos activan una sirena, de este modo serás avisado por si no habías notado el incendio. Así, podés intentar de aplacar el fuego si contás con un matafuegos en condiciones. También, puede ser que los detectores activen automáticamente rociadores de agua. Si no, lo aconsejable es que todas las personas salgan de la propiedad y esperen a los bomberos.

bomberos atendiendo una alarma de sistemas de detección de incendios

Pero… ¿cómo detectan el fuego? Veamos las distintas tecnologías de sistemas de detección de incendios que hay disponibles hoy en el mercado.

Los distintos tipos de sistemas de detección de incendios

Existen tres ramas distintas de detectores de incendios: los detectores de humo, los de temperatura y los de llama. A continuación, te contaremos en detalle cómo funciona cada uno y qué variedades existen dentro de ellos.

1. Detectores de humo

Los detectores de humo, como su nombre lo indica, detectan la presencia del humo en el aire. A continuación, activan una sirena para alertar sobre el peligro de incendio. Lo fundamental es que, si se encuentran cerca del foco del incendio, se activan apenas comienza. Así, te permiten manejarlo antes de que pase a mayores. Son quizás los más previsores de los detectores.

Según el método utilizado para la detección, existen distintos tipos:

  • Detectores iónicos: sirven para alertar sobre gases y humos no necesariamente visibles. Dentro de ellos se ubica lo que se llama “cámara de ionización de aire abierta”. Así, si entra humo a esta, se reduce la ionización del aire y esto activa una alarma.
  • Detectores ópticos/fotoeléctricos: están compuestos por un emisor de luz y un fotorreceptor (sensor de luz), situados en ejes perpendiculares. De este modo, si entra humo dentro de su cámara, la luz rebotará y será visible para el  fotorreceptor . Si se da esta irregularidad, se activará la alarma.
Detector de humo: Sistemas de detección de incendios

2. Detectores de temperatura

Estos se colocan donde no es conveniente instalar otros sistemas de detección de incendios, como los de humo. Es decir, en garajes, cocinas, o espacios con chimenea, ya que suele haber humo más allá de que haya un incendio o no. Por eso es importante sumar este tipo de artefactos, para prevenir falsas alarmas y evitar que los fuegos se descontrolen. Existen también dos tipos:

  • Detectores térmicos: se los llama también “de temperatura fija” y son los más utilizados de su categoría. Se establece un límite de temperatura acorde al espacio en el que están ubicados y, si ese límite es sobrepasado, se activa una alarma. Esto suele ocurrir alrededor de los 58 °C, y de ser necesario pueden programarse a una temperatura de 47 ºC, aumentando el margen de seguridad.
  • Detectores termovelocimétricos: estos están diseñados para activar la alarma al detectar un incremento rápido en la temperatura. En general, si aumenta a 8 °C por minuto, independientemente de la temperatura inicial, se activa.
Detector de temperatura, sistemas de detección de incendios

3. Detectores de llama

Estos se suelen utilizar cuando existe riesgo de combustión sin humo. Así, complementan a otros tipos de sistemas de detección de incendios. Es el indicado para espacios con gases o líquidos combustibles, por lo que su uso está más orientado al ámbito industrial.

Estos líquidos emiten rayos infrarrojos y ultravioleta. Los detectores se valen de esto y, dependiendo de su especialidad, encontramos tres tipos distintos:

  • Detectores infrarrojos (IR): con un sensor de radiación infrarroja, activan una alarma cuando notan un cierto nivel de esta radiación.
  • Detectores ultravioletas (UV): lo mismo pero con radiación ultravioleta.
  • Combinados (IR/UV): es la opción superadora, ya que incorpora ambos sensores, aumentando la sensibilidad y reduciendo el riesgo de falsas alarmas.

Conclusiones sobre los sistemas de detección de incendios

En conclusión, quizás los detectores más recomendables para el uso cotidiano son los de humo, por su capacidad de prevenir el fuego antes de que suceda. Sin embargo, como vimos, existen otras tecnologías para usos específicos. Por eso es importante ponerte en contacto con expertos en sistemas de detección de incendios para que te aconsejen cuál es el mejor para vos.

 

 

Dejar un comentario